domingo, 28 de abril de 2013

Perpetuo ensueño. (Soneto)


Quizás en este plano, nunca nos encontraremos; 
deseo, algún día, determinar mi existir.
Deseo porque no te recuerdo, no sabemos,
aun así, vivimos intentando descubrir.

En éste lúgubre mundo todo es «creemos»,
no existen certezas suficientes de vivir,
no somos, no conocemos, sin embargo, «habremos»:
¿tanto te espero para que no puedas venir?

Si bien no quiero, aún, impacientemente, te espero;
hallar a la musa perfecta no es más que un sueño,
un sueño lánguido, un suspiro perecedero.

Esperaré a encontrarte, sin poner empeño:
es una empresa inútil, un anhelo somero.
Continuaré escribiéndote, mi perpetuo ensueño. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario