domingo, 24 de febrero de 2013

La muerte del hada verde.


La muerte del hada verde.

La noche verde me vierte el anhelo,
el afán de resistir al olvido,
la búsqueda del delirio perdido;
mi pueril nostalgia de cara al suelo.

Admito mi patético desvelo,
tragos glaucos del elixir bebido, 
que me guían a tu lecho: mi consuelo,
mi yugo, mi engaño, lo que he vivido. 

Pretendo ver en ti algo que no existe:
el fantasma del tiempo que no vuelve,
el futuro en el que no apareciste.

Discúlpame, el ensueño se disuelve;
no eres culpable, por ella naciste:
ella es mi musa y este verso te absuelve. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario