jueves, 17 de enero de 2013

Retrato del «poeta frustrado».



Me faltan palabras para plasmar mi retrato:
odio eterno, intriga permanente, rostro oculto.
Mis ojos callados y sus miradas de ornato
observan, con claro desprecio, el «eterno» inulto.

¡Duele tanto ser un miserable hombre insensato!
insensato por que no me las gasto de culto.
«Me debería considerar iliterato,
tal vez así, consiga su honesto indulto».

¿Qué puedo decir de mi mezquina poesía?,
¿Qué versos debo escribir para no lamentarme?
«Yo escribo para mi, no para la mayoría».

¿Qué idílicas elegías preciso ofrendar
para conseguir ser publicado en «Algarabía»?
Tal vez preciso callar; aprender a olvidar.

Sigo soneteando, en tiempos de verso «libre»:
«yo no soy poeta, ni hombre de letras tangibles».



No hay comentarios:

Publicar un comentario