lunes, 12 de noviembre de 2012

Sin título.

Perderme en el clamor de tu mirada, en sus destellos de futuro,
ignorar mi itinerario y viajar por la senda que siempre he querido recorrer.
Llenar de poesía cada nervio de tus pupilas y recordar mi origen, saber que eres mi Ítaca,
la tierra prometida a la que vuelvo. 
Besar tu talle, recorrer tus caminos, y como un pionero, archivar cada ruta en nuevos mapas,
en cartas de una geografía desconocida que se descubre a cada instante.
Dejar el exilio y volver a tus labios, ansioso de liberarme de las cadenas que tanto me han reprimido.
Viajar por tus mares violentos, guiado por el faro de tu puerto que juro ya conocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario