miércoles, 9 de mayo de 2012

Romance del romancero desterrado. (Elegía a Emilio Prados)

(Prados, Moreno Villa y Luis Cernuda, miembros de la generación del 27, exiliados en México)

El pasado 24 de abril se cumplieron 50 años del fallecimiento de éste gran poeta malagueño, un juglar que con su poesía ayudó a sopesar el exilio. No me queda más que rendirle un homenaje mediante una elegía. ¿Por qué la antonomasia de romancero desterrado? Durante su exilio en México, Emilio, escribió el Romance del Desterrado; una de las joyas literarias más valiosas del exilio republicano en México.

Romance del Desterrado - Emilio Prados

Ay, nuevos campos perdidos,
campos de mi mala suerte!
Ahí se quedan tus olivos
y tus naranjas nacientes.

Brilla el agua en tus acéquias,
surcan las tierras tus bueyes
y yo cruzo tus caminos
y jamás volveré a verte.

No tengo casa ni amigo,
ni tengo un lecho caliente,
ni pan que calme mi hambre,
ni palabra que me aliente.

Brilla el agua en tus acequias,
surcan las tierras tus bueyes
y yo cruzo tus caminos
y jamás volveré a verte. 




Romance del romancero desterrado .
(Elegía a Emilio Prados)
Desterrado en México,
farero y su vuelta
de cuerpo perseguido.
Poesía de luz malagueña
llena de gracia típica
andaluza; juglar, Cierta
ocasión tuvo que ir
lejos de su bella tierra
y no recordar aquellas
rimas nocturnas absueltas
de penurias bélicas,
diáfanas lágrimas negras
y nostalgias portuarias,
su vida no fue la misma.
Emilio dejó de ser poeta,
olvidó sus letras ninfas
sin dramáticos destierros
ni tragedias encinta,
Emilio se volvió leyenda,
leyenda advenediza,
un republicano sin lid:
“roja sangrienta agonía,
sumisión azafranada,
subyugación púrpura.”
Blanca melancolía tenía
cuando recordaba su mar,
su sol y esa playa linda;
dulce Peñon del Cuervo.
Prados se fue sin propina
y moriría extenuado
donde un día yo nacería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario