miércoles, 11 de abril de 2012

Desasosiego

1. tr. y prnl. Privar de calma y sosiego:la noticia del accidente le desasosegó.♦ Irreg. Se conj. como negar.

«Puede que te salves, puede; puede que desesperes, también puede.»

Y es que pierdo la paciencia y olvido que ella sólo es una tautología; sólo se puede obtener con más paciencia.  Cuando se afligen los sentidos y la desesperación llega, nada importa. El fantasma del nihilismo surge, equidistante, a la vetusta y anhelada sombra del porvenir: ¿Un hombre desesperado puede creer en vano? Tal vez, el sosiego es característico de la salvación, de la calma, del equilibrio. Entonces, ¿qué soluciona la impaciencia? quizás su contemplación desde lo más profundo del ser, quizás eso sea la templanza.

La casualidad se disfraza de miles de formas, puede engañaros camuflageandose en un mar de dudas y esperanzas: ¿cómo se distingue un espejismo de un oasis en el desierto? Yendo hacia el. El bocado de arena puede ser un golpe helado, muchas veces los oasis son golpes de suerte; ¿el azar juega conmigo?, ¿yo juego con el azar? Sea lo que sea, al vida es un misterio, me gustaría creerlo, quizás todo es una alucinación, una simulación, quizás nada de esto es real y estoy siendo engañado por un oscuro y maléfico juego; ¿Qué supera la paranoia de un hombre carente de fe?, ¿Qué supera la eterna pasión por la destrucción nihilista?, ¿La casualidad puede ser el motor de la voluntad de poder y de la existencia?

El desasosiego se acompaña de temor, temor a lo desconocido, necesito una respuesta, una señal, de nuevo la pregunta de siempre: Fe o desesperación. De nuevo no aparece la respuesta, es preciso caminar hacia la imagen, que quizás sólo sea un espejismo, cuando tienes sed, no importa tragar tierra, en la desesperación sólo hay dudas y preguntas sin respuesta.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario