sábado, 30 de julio de 2011

Desiderata de un pequeño nefelibata del siglo XXI.


Dice aquel viejo tango magnífico de Discépolo, Cambalache: “Que el mundo fue, y será una porquería, ya lo sé, en el 506 y en el 2000 también”. Si las cosas no van a cambiar no vale la pena escribir esta pequeña desiderata nefelibata. En una entrada anterior exaltaba, mediante Galeano, la importancia del derecho al delirio y es el delirio lo que nos mantiene en este mundo marrullero y a veces, casi siempre, sin sentido. Pero, ¿qué nos depara en un mundo lleno de reflejos?, ¿somos capaces de concretar nuestras más sinceras y bondadosas ilusiones como el comunismo?; no lo sé y nadie lo sabe, lo importante es creer en ello. (Y que conste que sé que contra el optimismo no hay vacunas y que yo no soy un hombre de fe).

Hoy parece absurdo seguir cuestionando si es viable esa senda que desde hace 200 años se está trazando a golpes de sangre, sudor y lágrimas. Hoy olvidamos el dolor y los muertos de aquellas contiendas ,que no fueron ni heroicas ni absurdas, que simplemente fueron necesarias, entierran a sus muertos, a sus muertos del siglo XXI que desgraciadamente es la mayoría de la población mundial, está muerta porque han olvidado su importancia como hombre, su vitalidad como pueblo y sobre todo su unidad como especie. Pero bien, la gran parte de la humanidad nunca ha visto su papel como hombre, se matan como pueblo y se segregan como especie, ¿eso está en manos humanas?. Olvidemos nuestro sendero lleno de derrotas, mejor rescatemos lo importante, tenemos el sendero y aunque ha sido atacado por la maleza y esta está borrando los caminos que abrimos a golpe de hoz, es importante olvidar lo que antes trazamos y precisamos mirar adelante para progresar, nunca satisfaremos nuestros deseos, lo importante es avanzar, así como el cantar de Machado, un hombre que dio su vida por tan poco:

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Destruyamos el camino que nos han obligado a recorrer, el camino del éxito en el que la derrota no tiene lugar, la mayor victoria es la derrota que no te tira, olvidemos de una vez el doloroso e inútil juego demócrata que nos han impuesto los dueños del balón, tiremos de una vez los movimientos ciudadanos que dicen hablar por todos, ignoremos a los falsos adalides que dicen decir los pesares de los muertos que entierran a los vivos. Retomemos la vía de la lucha por el prójimo, la vía por la igualdad y releguemos la lucha por el poder que no sirve para nada, pero sobre todo; nunca olvidemos a los que murieron por ver un mundo en el que sus nietos, nosotros, no pasaran los pesares que ellos vivieron. Es muy posible que nuestros nietos no vean nuestras peticiones, pero lo imporante es que ellos sigan este camino necesario para dejar de ser indignados.

El primer paso para retomar el camino es recuperar la ética propia y el valor de la lucha por la igualdad, olvidemos a la URSS y su posterior fracaso debido a la lucha incesable por el poder, olvidemos los regímenes "proletarios" con rostro de aniquilación revolucionaria, superemos la falta de coherencia en la aplicación de las ideas de grandes hombres, en las que nos tenemos que seguir apoyando para seguir creando ideas durante el camino, como Marx, Engels, Kropotkin, Lenin, Bakunin, Trosky, por mencionar algunos, que a pesar que entre ellos han sido presentados como antitéticos estoy seguro que hoy se unirían para derrotar a ese monstruo capitalista neoliberal que cada día crece y mata más...

Pero en fin, sólo soy un pequeño nefelibata que casi no es leído y que sueña con un mundo de vivos unidos en el que hay playa bajo los adoquines: "parias con ganas de superación", "desencantados", "católicos libertarios", "indignados", "socialdemócratas", "anarquistas libertarios" y "socialistas de todas especies" luchando hombro con hombro en contra de esa bestia, en contra del mercado que dejó de ser ese lindo lugar donde se mezclan olores y sabores y que ahora es la guillotina de los países pobres, y sobre todo, de los falsos "voceros del pueblo" que sólo pretenden su propia realización.

No me preocupa si peco de idealista o de ingenuo, reafirmo mi derecho al delirio y sobre todo mi derecho al fracaso, ya no me preocupa, mayor fracaso es ser enterrado por mis muertos.

Dice la Milonga de andar lejos de Viglietti;

"Ayúdeme compañero; ayúdeme, no demore, que una gota con ser poco con otra se hace aguacero".

lunes, 25 de julio de 2011

En el meu cor.

I no sé que dir ni que escriure quan l'únic que vull és que les nostres ànimes corrin com dos rius paral.lels ... Tinc ganes de ser el causi que segueixi un camí semblant al teu. No m'importa el teu silenci, jo parlaré i diré només coses sinceres i més boniques que el silenci. Això comença a ser llarg per expressar que l'únic que vull és culminar tot el que sento per tu, veure els teus ulls i saber que quan dorms penses en mi. Potser és molt demanar, pot ser que sigui un boig, però és així i així m'agrada ...
Estic malalt d'amor per tu.

martes, 19 de julio de 2011

Dialéctica y semiótica del FUA.


Así empieza un verdadero cuento de "terror":

(Sueño de un hombre ridículo - Fédor Dostoievski.

"Soy un hombre ridículo. Ahora me llaman loco. Sería un título superior si no continuaran considerándolo ridículo. Pero ahora, yo no me enfado, ni cuando se burlan de mí." - F. Dostoievski.



Como ya saben siento una curiosa vocación y atracción por lo kitsch, esta entrada no será la excepción. El famoso FUA se ha caracterizado por ser un "fenómeno" ridículo y de mal gusto (los dos principales requisítos del kitsch), pero quiero expresar mi admiración por ese "borracho youtubero", tiene toda la razón y me encanta que sea tachado de ridículo, los ridículos son los que le dan sentido a este planeta.

¿Qué es el FUA?, el FUA es una manera "vulgar" (usándolo como termino de vulgo como pueblo) del paso final al Superhombre Nietzscheano, ese extra es el paso final a la trascendencia humana mediante el desprendimiento de
la "moralidad esclava" que sólo provoca un estado de resignación y conformismo hacia todo lo que sucede a nuestro alrededor. El objetivo de sacar el FUA es darnos seguridad que a su vez nos dará independencia como individuos y que provocará que no nos dejemos llevar por la multitud; al contrario de las personas débiles que no sacan el FUA, que sólo se dejan llevar por las tradiciones y las reglas establecidas.

Esperemos el análisis semiótico Chomskiano sobre el FUA... Sé que soy ridículo, pero en verdad, las cosas más pesadas siempre son las más ridículas; así interpreto el FUA, definitivamente nos tenemos que preparar para soltarlo. ¿Te sientes preparado para soltarlo?... Se siente la fuerza de la expresión; la risa siempre será el mayor dispersor del simbolismo y los procesos no semánticos.


¡Mirad, yo os enseño el superhombre!

El superhombre es el sentido de la tierra. Diga vuestra voluntad: ¡sea el superhombre el sentido de la tierra! ¡Yo os conjuro, hermanos míos, permaneced fieles a la tierra y no creáis a quienes os hablan de esperanzas sobreterrenales! Son envenenadores, lo sepan o no.

Son despreciadores de la vida, son moribundos y están, ellos también, envenenados, la tierra está cansada de ellos: ¡ojalá desaparezcan!
Así habló Zaratustra, Friedrich Nietzsche.

P.D - Acepto críticas intelectualoides.


jueves, 14 de julio de 2011

El reflejo.

Despertó con el rostro marchito y con ganas de terminar la epopeya del tiempo, casi tan jovial y frívolo como el funeral de un adolescente. El mundo "solemne" tenía sus días contados, alzó los brazos y estiró los dedos de sus grandes manos para poder admirarlas desde una perspectiva casi sagrada, sabía que ellas son capaces de terminar esa solemnidad, quizás actuando, quizás rindiendo, quizás gozando o en sus últimos casos materializando el desencanto y la desesperación; ¿A qué aspira un planeta que vive futurizando?.

Se levantó de la cama y se miró en el espejo, pensó en lo absurdo que era ver un reflejo, los reflejos son las peores levedades, sin embargo este mundo es el reflejo de un presente que todos ignoramos y del que es inconcebible comprender su realidad y trascendencia. ¿Cómo podemos vivir de reflejos?, cuando hablamos de reflejos es imposible no hacer referencia a esa vieja y siempre citada alegoría platónica; los hombres sólo vemos sombras y si alguno de la especie se logra liberar será ignorado, nunca comprenderemos lo que hay más allá de los reflejos, más allá de la levedad. Esa levedad nos induce a un juicio categórico que solemos semantizar como "humanidad", la "visión" del reflejo es nuestra principal característica de especie. Liberarnos de los reflejos automáticamente nos haría renunciar a nuestro confort humano, nuestro "don" dominador capaz de fabricar dioses.

¿De dónde viene la cualidad humana del reflejo?; El reflejo no es más que el alma, el hombre material "vive" en cuerpo y ese cuerpo necesita de un "no-se-que", usando argot empirísta, que hace que pueda vivir en armonía con sigo mismo, el "no-se-que" del cuerpo es un reflejo, un reflejo de cualidad que nos engaña todo el tiempo, aunque el mismo tiempo es un engaño porque es el reflejo final de todos los periodos.

¿Por qué futurizamos?; Absolutamente también por cualidad de especie, la futurización es la trampa del reflejo y de la periodicidad del espacio-tiempo. La futurización e idealización del "deber" humano es una programación que nos mantiene "vivos", es lo que nos aleja del "desencanto" y de la "desesperación", sin ellos no tendríamos "ideales" y mucho menos "aspiraciones"...