domingo, 17 de abril de 2011

Villa Buenaventura (Capítulo 2)


Villa Buenaventura es una especie de ciudad-estado (estado en el aspecto de nuestra soberanía y auto-determinación), digo especie porque no somos una ciudad, no contamos con leyes ni con un gobierno que nos de la categoría de ciudadanos, tampoco somos un estado, no tenemos gobernantes. Si queremos que Villa Buenaventura crezca y tenga éxito precisamos abrir nuestros mercados a naciones que aún cuentan con estado, gobierno y ejército militarizado. No tenemos alineación con ninguna ideología de estado pero apoyamos y somos apoyados por otras villas o países no anarquistas, la mayoría de ellos social-democracias evolucionadas o estados libertarios en crecimiento. Cerrarnos al mundo en este momento sería un suicidio, el objetivo comunitario es consolidar nuestra autarquía en todos los aspectos de la vida comunal, ya la conseguimos en alimentación, energéticos, creación de empleos y vivienda pero aún necesitamos de la ayuda de terceros en salud, educación e infraestructura. Estamos conscientes de que el proceso será muy tardado, recibimos ayuda externa siempre y cuando respeten nuestra auto-determinación como pueblo y no intervengan ni inviertan directamente en nuestra comunidad, al no existir los medios de producción privados no aceptamos la intervención directa de compañias multinacionales, pero si aceptamos acuerdos con compañías capitalistas para saciar demandas de la comunidad, por ejemplo: Los tractores y herramientas de riego de nuestra comunidad son compradas a un proveedor canadiense que nos vende 50 unidades al costo de 40, al ser ellos capitalistas conocemos sus intenciones y desgraciadamente tenemos que ceder, para tener ese beneficio tendremos que renovar nuestra flota de tractores con la misma compañía cada 10 años, afortunadamente ellos le brindan capacitación gratuita a nuestros mecánicos encargados del mantenimiento del equipo agrícola y nos venden refacciones a bajo costo. Más o menos sucede lo mismo con las computadoras, una compañía japonesa nos vendió a buen precio un lote de 7500 equipos, repartimos un equipo a cada comunero mayor de 10 años, los equipos sobrantes fueron entregados a los Mezlernejos de educación inicial y otros fueron almacenados para posteriormente ser entregados a los comuneros cuando cumplan 10 años. Los equipos adquiridos son equipos desarmables y que funcionan con software libre, el trato para adquirir esos equipos fue simple, al ser desarmables tenemos que comprar cada año las nuevas actualizaciones de hardware, así los equipos no quedan obsoletos y amplían su vida útil. En caso de algún desperfecto tenemos técnicos especializados en estos equipos, adquirimos grandes lotes de refacciones que están allí en caso de ser necesitadas, en caso de que un equipo sea perdida total puede ser canjeado por uno completamente nuevo. Con apoyo de una compañía alemana desarrollamos nuestro propio servidor web, tenemos WiFi en casi todos los rincones de nuestra villa, así como una red doméstica en cada hogar, el apoyo de la compañía alemana fue esencialmente en capacitación y en tecnología que tuvimos que comprar, nosotros administramos el servicio y son nuestros ingenieros en comunicación quienes se encargan de que funcione, no tenemos ningún tipo de censura contra estos medios, cada quién es responsable de darle el uso que desee.


Este modelo de obtención de bienes no es aplicado todos los bienes, todos los electrodomésticos de la comuna son fabricados aquí mismo (refrigeradores, estufas que funcionan con luz solar, hornos de microondas y cafeteras), con nuestra primera gran venta de productos agrícolas desarrollamos una industria a gran escala que cuyo objetivo fue cumplir con nuestras necesidades y a la vez servir como fuente de recursos a nuestra comunidad, exportando nuestros productos a otros lugares. Anteriormente los electrodomésticos eran importados, generalmente eran de segunda mano o eran los que teníamos antes de llegar aquí.


Villa Buenaventura trata de tener una economía colectiva basada en el individualismo intelectual de cada habitante, al ser afines en ideología hemos suprimido toda autoridad: la policía, el ejército, las religiones (no a dios, pues cada individuo es dueño de su metafísica) también hemos terminado con los medios de producción privados y con ello el dinero, la pobreza, el desempleo y el analfabetismo también han desaparecido. La cooperación es el motor principal de nuestra villa, todos actuamos de acuerdo a lo que sabemos hacer, sin olvidar nuestras responsabilidades con la comunidad.

El dinero como circulante no existe en Villa Buenaventura, todas las familias, independientemente de su actividad principal, reciben un vale diario canjeable por alimentos y consumibles, cada mes se les otorga otro vale canjeable por ropa, todo esto es en función del número de integrantes de cada familia. El dinero sigue existiendo pero sólo en la administración de la comuna pues al tener nexos con otros países necesitamos soporte en físico para poder hacer tratos, situación que sólo cambiará si el anarcocomunismo triunfa en todo el planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario