domingo, 10 de abril de 2011

Villa Buenaventura (Capítulo 1)


Hoy comienzo una serie de pequeños escritos sobre mi sociedad ideal anarquísta-comunitarista:Villa Buenaventura, llamada así en honor de nuestro gran camarada Buenaventura Durruti y por el esperanzador significado de su nombre.


Villa Buenaventura, 7 del mes 11 del año 3 del Calendario Libertario.

"Sin dios, ni amo, ni patrones..."


Hace tres años que triunfó la revolución, hace tres años que dejó de correr nuestra sangre en los campos de batalla, hace tres años que no los dejamos pasar y pasamos nosotros. Soy Noel León, solía llamarme Melchor Santillana, escribo solía porque hace tres años también que todos cambiamos nuestros nombres por el que se nos dio la gana. Ya no existen linajes ni alcurnias, al cumplir 18 años uno elige su nombre y su apellido pero lo puede cambiar cuando le plazca, al fin que aquí todos sabemos quien es quien. No es obligatorio cambiarse el nombre, en caso de que alguien quiera seguir una tradición es válido mantener el “apellido” del padre, de la madre o de cualquier otra persona que resida en la villa. Yo elegí el nombre de Noel León porque en las barricadas solían apodarme El León, me llamaron así por mi castaña cabellera que decidí mantener sin cortar hasta que todo acabara, Noel por ser el palíndromo de León, Noel León: un nombre perfectamente simétrico, coherente y el cual no sólo es mi nombre, es mi identidad; por eso no me llamo Noel León, soy Noel León. Mi esposa es Lola Mento, ex llamada Dolores Barcenas, en el pueblo simplemente la conocen como Lola, yo le digo “mi precioso calambúr”, tenemos tres hijos: Patxi, Estíbaliz y Edurne que siguen llamándose Patxi, Estibaliz y Edurne respectivamente, Patxi tiene diecisiete, Estíbaliz quince y Edurne apenas cumplirá dos. Durante la guerra ellos se quedaron en la comuna cuidando a su madre, quien cuidó de todo el pueblo y de todas las milicias como buena comunera..


Patxi pronto elegirá su nombre, aún no tiene “apellido”, los menores de edad no tienen ”apellido”, para identificarlos adquieren la partícula “de” más el nombre de la madre o del padre en caso de ser huérfanos de la primera, si son huérfanos por las dos partes se le agrega el nombre de ambos padres fenecidos y en caso de no saber el origen se le agrega el “apellido” de Buenaventura. Mis hijos son Patxi, Estíbaliz y Edurne de Lola. Patxi asiste al Mezlernejo en Humanidades de nuestra villa, en el aprende Historia, Sociología, Filosofía, Economía, Teoría Anarquista, Socialismo, además del Esperanto como lengua curricular, igualmente tiene la opción de estudiar en Inglés, Francés, Alemán, Nahuatl, Euskera y Catalán en el Centro Comunitario de Villa Buenaventura, donde los emigrantes aportan enseñando sus idiomas natales, cerca del 30% de la población de la villa no tiene como lengua materna al castellano, la mayoría voluntarios extranjeros que lucharon nuestra guerra y terminada la hazaña decidieron establecerse aquí. La educación del Mezlernejo es una educación libertaria basada en las teorías del maestro Ferrer, se forman los chicos en una doctrina autodidacta-internacionalista sostenida en el librepensamiento y en el derecho innato a razonar y expresar un pensamiento, una moral independiente en el que el maestro es solo una guía, no una figura de autoridad. Complementaria a la educación académica, los chicos de la villa tienen que aprender técnicas de cultivo y de algún oficio como aporte comunitario, en el Mezlernejo las clases comienzan a las diez de la mañana y terminan a las dos de la tarde de Lunes a Viernes, allí mismo de cuatro a seis se aprende un oficio, se puede aprender a ser biblitecario, carpintero, plomero, electricista, mecánico, herrero, ecoalbañil, reforestador o boticario; todos los miembros de esta villa tenemos tres deberes: respetar al prójimo, sembrar la tierra y además de nuestra actividad saber un oficio para ser miembros productivos para la comunidad. Los sábados, mientras los adultos labramos, sembramos, cosechamos o regamos dependiendo de la época del año, los jóvenes van al campo comunitario de prácticas, donde aprenden lo más importante sobre la siembra y el cuidado de los recursos naturales, asesorados por Nathan Evans, un ex-agricultor ex-estadounidense que se encarga de una producción sustentable y limpia, el y sus camaradas se encargan de asesorarnos sobre nuestros cultivos de auto-consumo y sobre los campos comunitarios, contamos con cerca de 500 hectáreas comunitarias cultivables, que sumadas con los 50 metros cuadrados de huerta que tienen todas las casas de Buenaventura y las 100 hectáreas de frutos silvestres que crecen en los bosques aledaños dan como resultado 1500 hectáreas, que cada año son capaces de producir suficiente alimento para una población de cerca de 7,000 habitantes, el excedente de producción que solemos tener anualmente es exportado a países aliados a cambio de maquinaria, principalmente tractores, equipo quirúrgico, medicamentos químicos, infraestructura en telecomunicaciones, focos, aceros, ropa, paneles solares y electrodomésticos. Nuestro objetivo a corto plazo es poder solventar nuestras propias industrias, tenemos la gente pero aún necesitamos del dinero, necesario mientras termina de caer el imperio capitalista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario