martes, 1 de febrero de 2011

Ateo, gracias a Dios.

Afirmar la existencia de Dios o negarla es apostar, quien lo asegure -puedo asegurar- miente. El creyente pierde toda certeza al admitir algo invisible, toda creencia necesita fe, por lo que si se le cuestiona contestará que esos asuntos son incontestables cayendo en el misterio por lo tanto en el dogma, tal como dijo Spinoza:
Que el hombre tenga la idea de Dios está claro, puesto que él entiende sus atributos y estos atributos, no pueden ser producidos por él, ya que es imperfecto.

El hombre creyente no está en capacidad de juicio frente a algo inimaginable, es imperfecto por naturaleza, al ser imperfecto pierde toda posibilidad de alcanzar la verdad universal es por eso que Debemos -como dijo Kierkegaard- encontrar una verdad que sea para nosotros. Dios es todo y nada al mismo tiempo, esto depende de que lado del cristal estemos mirando. La lógica nos ha enseñado con el principio de no contradicción que nada puede ser y no ser al mismo tiempo, pero ¿Dios entra en esta regla?, si no conocemos el concepto de todo y mucho menos el de nada no podemos juzgar. El problema no es la naturaleza ni mucho menos la existencia o razón de Dios, lo importante es reconocer nuestra ignorancia ante algo intangible.

El agnóstico reconoce su ignorancia, no niega ni afirma la existencia de Dios, pero la gran mayoría sigue teniendo miedo del Dios antropomórfico, del Dios judeo-cristiano, del Dios teísta, del Dios dogmático. ¿A caso para ellos existe el Dios agnóstico? El agnóstico es humilde y honesto, no peca de "sofista" y mucho menos de "filósofo". Generalmente no cree en creer, pues sabe que lo no comprobable no existe en el mundo racional, pero tiene "necesidad de salvación", "necesidad de libertad" y sobre todo "necesidad de tener necesidad", se escudan en la ciencia, en la filosofía, en el librepensamiento, pero ¿no son presas de su propio "librepensamiento"?. El agnóstico es realista, al menos trata de aprovechar lo que sea que es esta "realidad", "dimensión" o como le quieran llamar, nunca llegará a la imposición, pues no toma partido. Yo no me considero agnóstico porque creo que si existe no le tomaría mucha importancia, pero si no existe me gustaría que existiera, eso contestaría muchas preguntas. Sartre diría:
La fe, incluso la profunda, nunca es completa.

Así como es el apolítico quien le da más importancia a la política, es el ateo quien le da más importancia a Dios. No es lo mismo negar su existencia al decir que no se cree, allí entraría yo, soy ateo gracias a Dios; no tengo necesidad de salvación, por lo tanto no tengo necesidad de Dios, no tengo temor del castigo pero tengo necesidad de saber la verdad, de encontrar la verdad que me sea verdad. Más allá de la fe, no es lo mismo utilizar la fe como instrumento de dogma a tenerla como medio de comprobación, tal como dijo Camus:

Grito que no creo en nada y que todo es absurdo, pero no puedo dudar de mi grito y necesito, al menos, creer en mi protesta.

¿Qué es creer?, ¿qué es ser?; creemos que creemos, somos quienes somos.Como dijo Heidegger, la nada nadea y de nuevo, todo es relativo.

5 comentarios:

  1. Ja! nunca pense leer una entrada religiosa en tu blog, a mi parecer Dios es solo un cliché, es una necesidad creada para evitar sentirnos solos y ha sido usado como control "social", yo simpatizo con la idea de:

    Dios ha muerto - Nietszche

    Creo que como tal, es algo que quedó en el pasado y lo que hoy creemos que es Dios es "la cumbre de la humanidad" (un ideal)

    (eso creo yo, claro)
    jeje :D

    ResponderEliminar
  2. Olvidaste la parte más importante de esa frase, esa frase es complicada y creo no captarla de todo. Nietzsche es un claro ejemplo de ateísmo con necesidad de negar a Dios.

    ResponderEliminar
  3. claro, y al decir que ha muerto supone que alguna vez existió. el ateista niega a dios pero al negarlo le da "existencia" como lo mencionas, es como el orden y el caos, si hay uno; debe de existir el otro.

    ResponderEliminar
  4. Me refiere al nosotros lo hemos matado. (la segunda parte de la frase) Nietzsche aceptaba la idea de un orden superior, lo que negaba era el Dios judeo-cristiano, el creado por los hombres.

    ResponderEliminar
  5. Ah y mi entrada no es religiosa, nisiquiera es teísta.

    ResponderEliminar