sábado, 22 de enero de 2011

Prosa I

Evoca la mirada más turbia y funesta de un segundo, razón explícita del cantar de mis cantares...
Labios granates, tintinántes reflejos, tus piernas largas empezando a chispear mis sueños de plenitud y gloria. Añoro, ignoras, crees, abules y la prosa no es lo mio, la prosa no es de nadie.
Poesía, ensayo, metonimía. ¿Qué pienso?, ¿qué quiero?, ¿por qué escribo?; me gustas, te quiero sentir más no te quiero querer. Se que posiblemente no leerás este pequeño intento de sinécdoque. Cabello claro, piel pálida, burguesa de mierda, enemigo de clase. Mujer impertinente, eufemismo falaz. Apenas se de tu existencia y esperaré lo que me depare, quizás me arrepienta de este escrito, cavaré la trinchera y sentiré la tierra caer, mi momento es frívolo y tu seguirás...

No hay comentarios:

Publicar un comentario