martes, 31 de agosto de 2010

Momento bizarro, lo maravilloso en lo cotidiano.


Hoy como casi todas las tardes abordé la ruta L para volver a mi casa después de un agotador y maravilloso día escolar en la siempre querida y nunca olvidada Escuela de Bachilleres de la UAQ "Salvador Allende" Plantel Sur. Subí al camión, el amable chofer tomó mis 6.50 exactos de pasaje (no he renovado mi credencial y si ella no hay descuento), caminé por el estrecho pasillo y me senté en la 3era fila del lado siniestro (no soy supersticioso porque es de mala suerte), acomodé mi pesada mochila estilo tortuga, el día estaba nublado y amenizaba la lluvia, así que saqué mi sudadera negra (doblada con mucho cuidado) y el Retrato del Artista adolescente, me puse cómodo y abrí concierta emoción difícil de explicar el libro de Joyce, sólo quedaban mis páginas favoritas de esta obra (las 10 últimas) y releí el libro por cuarta vez para volver a interpretar el final. Dédalus me tenía al filo del asiento del autobús (sumado con la pericia del amable conductor, claro está), me envolví en el libro y comencé a acercarme a la conclusión de que nuestras madres son las responsables de todos nuestros miedoS, cuando de pronto; -Miracle! (pronunciado miracla!, como dirían nuestros companys catalans), miro a mi costado y tres personas más también estaban leyendo el mismo camión!. Un jóven con facha de "intelectual" fachudo, ya saben, de esos que abundan en Coyoacán; cabello largo y grasoso recogido con una coleta, con un arete en la oreja izquierda, lentes de pasta rotos del centro pegados con pegamento invisible y barba muy descuidada leía las memorias de Neruda, del otro lado del pasillo un señor de unos cincuenta años con cara de agente de ventas fracado leía un librito amarillo al parecer de superación personal, pero leía... Espero que tenga al menos una hortografia lejible jaja y por último en el lugar delante del señor cincuentón, una muchacha de unos 20 años leía con atención América de Kafka. No me sentí sólo! -¿Será a caso que los días nublados nos hacen sentir "intelectuales"?


Casualmente al googlear la palabra taxivan en imágenes salió como primer resultado una imagen de un accidente de la ruta L, esto demuestra que aparte de amables son grandes conductores, ciudadanos resposables y amantes de su majestuoso empleo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario